Nuestra historia – Nuestro legado

VERDI es un estudio textil colombiano que reinterpreta tradiciones para crear inusuales piezas de interiorismo, moda y arte. VERDI comenzó en las montañas de Curití, Santander, con Carlos Vera Dieppa, un pionero en textiles latinoamericanos quien desarrolló una técnica única en su clase y, entrelazando hilos de cobre con fibras de fique, creó el primer tipo de tapete “VERDI”. Carlos falleció en el 2010 y en honor a él, sus hijos Tomás y Cristina recuperaron su técnica y construyeron una marca que hoy habla de Colombia desde su esencia y diseña a partir de un legado; la llamaron VERDI en honor a los apellidos de su padre: VERa DIeppa.

Hoy convertido en un estudio textil, VERDI crea tapetes, cortinas, cojines, accesorios de moda e inclusive piezas de arte para todos aquellos con sensibilidad estética y social.  Nuestro taller cuenta actualmente con un equipo dedicado de 50 personas que, con amor y paciencia, continúan trabajando en obras para todos los hogares y clósets del mundo.

Responsabilidad social y ambiental

Nuestro trabajo con familias en Curití, Santander

Apoyamos orgullosamente a 25 familias de agricultores en Curití, Colombia, de donde vienen nuestras fibras principales. Estas familias aprenden a cultivar, cortar, peinar, secar, teñir y procesar las fibras hasta convertirlas en los hilos que usamos en nuestro taller. Para preservar los cultivos y cultivar nuestras fibras de manera sostenible, solo se extraen las hojas exteriores de la planta, lo que les permite seguir creciendo.

Nuestro trabajo con artesanos en el taller de VERDI

VERDI está conformado por alrededor de 25 tejedores cuya experticia es el resultado de generaciones de práctica, paciencia y consistencia.Empleamos personas altamente calificadas en un trabajo ideal y un ambiente positivo.

 

Nuestras tinturas sostenibles

Uno de los objetivos principales de 2019 fue la iniciación de nuestro proyecto de tinturas ecológicas, en el que estamos desarrollando una serie de colores exclusivos de VERDI, todos teñidos a través de un proceso ecológico que no solo garantiza el bienestar del tintorero y no deja huella ambiental, sino que también asegura la durabilidad del color.